Sostenibilidad y menstruación: Hacer la diferencia en el mundo

La menstruación es un proceso natural experimentado por mujeres en todo el mundo. Sin embargo, frecuentemente se pasa por alto el impacto de los productos menstruales en el medio ambiente. Con la creciente preocupación por la sostenibilidad, es esencial explorar formas de hacer una diferencia positiva cuando se trata de la menstruación. En este artículo, discutiremos la importancia de las prácticas menstruales sostenibles y proporcionaremos consejos simples para promover un período más ecológico.

Autor: Janis
17 de octubre de 2023
Tabla de Contenido

El impacto ambiental de los productos menstruales

Los productos menstruales tradicionales como las toallas sanitarias y los tampones desechables generan una enorme cantidad de residuos. Se estima que una mujer utiliza en promedio más de 11.000 toallas sanitarias y tampones desechables en su vida. Estos productos suelen estar hechos de materiales no biodegradables, como plástico y fibras sintéticas, que tardan cientos de años en descomponerse. Como resultado, terminan en vertederos y contribuyen a la degradación ambiental.

Además de la acumulación de residuos, el proceso de fabricación de estos productos también plantea preocupaciones ambientales. La producción de toallas sanitarias y tampones desechables implica el uso de productos químicos y procesos intensivos en energía, lo que aumenta aún más su huella de carbono.

Cambiando a alternativas sostenibles

Afortunadamente, existen alternativas sostenibles a los productos menstruales desechables que son respetuosas tanto con el medio ambiente como con tu cuerpo y la salud femenina. Aquí tienes algunas opciones a considerar en orden de impacto ecológico y de salud:

1. Copas menstruales:

Las copas menstruales han ido ganando popularidad como una alternativa sostenible a los tampones y las toallas sanitarias desechables. Las hay de distintos materiales, unos más seguros que otros. Para la copa de Angelcup nos aseguramos de usar lo mejor, por lo que está hecha con silicón grado médico lo que la hace biocompatible e hipoalergénica. Las copas menstruales son reutilizables y pueden durar años, la de Angelcup dura hasta 10 años. Se insertan en la vagina para recolectar la sangre menstrual y se pueden vaciar, enjuagar y reutilizar fácilmente. Además de ser una opción respetuosa con el medio ambiente, las copas menstruales también te ahorran dinero a largo plazo.

2. Toallas de tela reutilizables:

Otra excelente opción para la menstruación sostenible son las toallas de tela reutilizables. Estas toallas están hechas de telas suaves y absorbentes como el algodón orgánico o el bambú. Vienen en diferentes tamaños y diseños, lo que facilita su lavado y reutilización. Las toallas de tela reutilizables se parecen a las desechables ya que absorben el flujo menstrual una vez que sale del cuerpo, por lo que se requieren cambiar con frecuencia para prevenir olores o rozamiento. La ventaja es que al igual que la copa reducen significativamente los residuos.

3. Productos desechables orgánicos:

Si las opciones reutilizables no se adaptan a tu estilo de vida, puedes optar por productos desechables orgánicos. Estos productos están hechos de materiales biodegradables, como el algodón orgánico o el bambú, y no contienen productos químicos nocivos ni fragancias sintéticas. Aunque no son tan respetuosos con el medio ambiente como las opciones reutilizables, siguen siendo una mejor opción en comparación con las toallas sanitarias y los tampones desechables tradicionales.

Consejos para un período más ecológico

Además de cambiar a productos menstruales sostenibles, hay otros pasos que puedes seguir para reducir el impacto ecológico de tu período:

1. Eliminación de productos menstruales:

Elige productos que no generen residuos y que tengan una vida útil larga. Tu bolsillo, salud y el planeta lo agradecerán. Si por emergencia necesitas usar desechables asegúrate de evita tirar las toallas sanitarias o los tampones por el inodoro, ya que pueden causar obstrucciones y contribuir a la contaminación del agua.

2. Educa a los demás:

Difunde conciencia sobre la menstruación sostenible y la huella ambiental de los productos desechables. Anima a tus amigos, familiares y comunidad a tomar decisiones respetuosas con el medio ambiente cuando se trata de su período.

3. Apoya marcas sostenibles:

Elige marcas de productos menstruales que prioricen la sostenibilidad y la transparencia. Busca certificaciones como orgánico, comercio justo o libre de crueldad para asegurarte de estar apoyando a empresas conscientes del medio ambiente. Respecto a esto, Angelcup tiene un pleno compromiso por fabricar productos completamente ecológicos y de calidad.

4. Adopta una actitud positiva hacia el período:

Desafía los tabúes y estigmas sociales relacionados con la menstruación. Al hablar abierta y positivamente sobre los períodos, podemos derribar barreras y promover prácticas menstruales sostenibles.

Conclusión

La sostenibilidad y la menstruación no son mutuamente excluyentes. Al adoptar prácticas menstruales ecológicas, como el uso de copas menstruales, podemos reducir significativamente nuestro impacto ambiental, mientras ahorramos en el mediano y largo plazo y cuidamos de nuestro cuerpo. Además, educar a los demás, apoyar marcas sostenibles y adoptar una actitud positiva hacia el período contribuirá a un futuro más verde y sostenible. Es hora de hacer la diferencia en el mundo, un período a la vez.

Comparte este artículo

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios