Envío 📦GRATUITO 📦 para compras superiores a $625,00 Mxn

Una pequeña copa por un gran cambio

Autor: Tania Siglinde
1 de agosto de 2022

¡Son tantos los beneficios de utilizar la copa menstrual! Aquí te compartimos la selección de sólo unos cuantos que sintetizan muchas de las ventajas de esta pequeña gran maravilla:

Impacto en tu economía

¿Te has puesto a calcular cuánto te cuesta usar productos desechables mes con mes? Bajita la mano, suponiendo que compras toallas económicas, que usas de cada paquete sólo lo estrictamente necesario, y que su precio se mantenga congelado a lo largo de toda tu vida fértil, exento de los estragos de la inflación, hablamos de no menos de 36 mil pesos… Tirados, literal, a la basura. Bueno, pues con la copa menstrual, que es reutilizable, puedes olvidarte de esa cifra aterradora, pues su tiempo de vida útil, observando solamente ciertos cuidados muy elementales, es de 10 largos años. La copa implica una inversión muy modesta que repercute positivamente en tu economía. 

Respeto de tu cuerpo

La copa menstrual recolecta tu flujo a su ritmo natural. El silicón de grado médico que usamos para la fabricación de Angelcup es un material biocompatible certificado, que hace que tu copa sea no sólo cómoda, sino también sumamente segura. Una toalla sintética, en cambio, puede provocarte irritaciones en la vulva debido a que guarda humedad y contiene fragancias y sustancias químicas tóxicas. Mientras que el tampón, por su parte, al ubicarse hasta el fondo de tu cérvix, absorbe junto con tu flujo también montones de bacterias saludables que te protegen contra las infecciones, alterando y vulnerando el equilibrio de tu microbiota vaginal. La copa menstrual, a diferencia de los productos desechables, no contiene químicos ni sustancias nocivas para tu cuerpo, por lo que no tendrás que preocuparte por infecciones ni ningún otro padecimiento, como el famoso síndrome de shock tóxico, asociados al uso de toallas y tampones. 

Cuidado del planeta

La copa menstrual Angelcup es reusable y por lo tanto contribuye a reducir significativamente la producción de desperdicios altamente contaminantes. Cada mujer usa en promedio 14 toallas o tampones al mes, es decir, unas 6720 toallas en 40 años de vida fértil, lo que suma alrededor de… ¡media tonelada de basura no biodegradable! Y eso no es todo: para la elaboración de toallas y tampones se utilizan distintos tipos de polímeros y rayón, una fibra artificial derivada de la celulosa y que se produce a partir de fibras de algodón y madera. Para su elaboración se emplean cantidades descomunales de agua, que queda impregnada de químicos y que luego las empresas simplemente vierten en lagos y ríos. ¿Te das cuenta? Cada vez que compras toallas y tampones fomentas la deforestación y la contaminación de los mantos acuíferos, deteriorando aún más la salud de la Tierra. Revertir esta catástrofe con acciones asertivas es una de las motivaciones principales de nuestra apuesta por una menstruación sustentable.

Comodidad hasta por 12 horas, sin derrames ni fugas

La talla grande de la copa menstrual Angelcup tiene una capacidad de hasta 30 ml, mientras que las toallas y tampones absorben sólo entre 5 y 10 ml de flujo. Olvídate de los accidentes y el temor a manchar tu ropa favorita pues, con la copa correctamente colocada, no hay derrames ni fugas. Tampoco tendrás que salir corriendo al baño cuando de repente sientes que se acaba de desbordar o desacomodar la toalla ni despertar en un sobresalto a media noche: la copa te permite dormir a pierna suelta. Dependiendo de qué tan abundante sea tu flujo, mes con mes irás observando qué tan seguido necesitas vaciarla. La regla de oro es que no dejes pasar más de 12 horas consecutivas sin cambiarla. Si ya tienes tu copa pero aún no te acomodas, recuerda que cuentas con nosotras para ayudarte en tu proceso de transición. ¡No dudes en contactarnos!

Libertad de movimiento

Angelcup te brinda un nivel de libertad de movimiento que te permite realizar todo tipo de actividades con total naturalidad. Seguramente has escuchado que hasta se nos olvida que la traemos puesta, ¿no te parece maravilloso? Por su diseño, la copa menstrual crea un ligero sello de vacío, que hace que se acomode en la parte baja del canal vaginal y que no se desplace de ese lugar. Eso además impide que tu flujo entre en contacto con el oxígeno ambiente y, como la sangre no se oxida si no está en contacto con el aire, no se genera ningún olor. Sólo cuando saques tu copa podrás percibir el aroma natural del hierro que la conforma.

Reconexión con tu cuerpo y tu naturaleza

Utilizar la copa menstrual nos permite cambiar de paradigmas y nos abre las puertas a una forma más positiva de vivir la menstruación. No tiene porqué limitarnos ni ser un padecimiento, al contrario: puede ser una herramienta de autoconocimiento para sacarnos más y mejor provecho. Nuestro ciclo menstrual no es sólo el sangrado, sino también las fases que lo preceden: la lútea, la ovulatoria y la folicular. Las cantidades y los tipos de hormonas que caracterizan a cada fase también son cíclicos y es verdaderamente revelador conocer sus patrones, propiedades, características y repercusiones en nuestro cuerpo, a los niveles físico, emocional, energético y anímico.

Seguramente tú misma ya tengas tus propias ideas de las ventajas de este maravilloso artefacto. ¿Estás lista para emprender el viaje junto a nosotras? No esperes más y súmate a esta forma de vivir tu menstruación en plenitud.

Comparte este artículo

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios